Perdonar vale nuestro tiempo – Abundancia